Tratamiento quirúrgico y recuperación de rotura de ligamento cruzado en perros

Los perros son animales maravillosos que se han convertido en el mejor amigo del hombre por siglos. Son fieles, amorosos y siempre están ahí para nosotros. Sin embargo, tal como sucede con los humanos, los perros también pueden sufrir de lesiones y enfermedades que pueden afectar su calidad de vida. Una de estas lesiones es la rotura de ligamento cruzado en perros, una lesión común en los perros, especialmente en razas grandes. Esta lesión puede causar dolor, cojera y disminuir la movilidad de tu perro. En este artículo, aprenderás sobre la rotura de ligamento cruzado en perros, incluyendo su diagnóstico, tratamiento y recuperación.

¿Qué es la rotura de ligamento cruzado en perros?

El ligamento cruzado es un ligamento que se encuentra dentro de la rodilla de los perros y que conecta el hueso del muslo con el hueso de la espinilla. Su función principal es estabilizar la articulación de la rodilla al evitar que la tibia se desplace hacia adelante con respecto al fémur.

La rotura de ligamento cruzado ocurre cuando este ligamento se rompe o se desgarra, lo que puede causar dolor, hinchazón y cojera en la pierna afectada. La rotura de ligamento cruzado es una lesión común en los perros, especialmente en las razas grandes y activas. La lesión se puede producir de forma repentina, por ejemplo, cuando el perro hace un movimiento brusco o gira demasiado rápido, o puede ser una lesión degenerativa que se desarrolla lentamente con el tiempo.

Síntomas de la rotura de ligamento cruzado en perros

Los síntomas de la rotura de ligamento cruzado en perros pueden variar según la gravedad de la lesión. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

Averigua cuándo desparasitar a tu gato y manténlo sano
  • Cojera repentina
  • Dificultad para apoyar la pierna afectada
  • Dolor e inflamación en la rodilla
  • Lamido excesivo de la zona afectada
  • Dificultad para levantarse o acostarse

Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, es importante que acudas al veterinario para que realice un examen completo y determine la gravedad de la lesión.

Diagnóstico de la rotura de ligamento cruzado en perros

El diagnóstico de la rotura de ligamento cruzado en perros se basa en una combinación de exámenes clínicos y radiográficos. Durante el examen clínico, el veterinario evaluará la pierna afectada y buscará signos de dolor, inflamación y cojera. Luego, se realizarán radiografías de la rodilla para confirmar el diagnóstico.

En algunos casos, puede ser necesaria una prueba de resonancia magnética para obtener una imagen más detallada de la lesión.

Tratamiento de la rotura de ligamento cruzado en perros

El tratamiento de la rotura de ligamento cruzado en perros depende de la gravedad de la lesión. En algunos casos, el tratamiento no es necesario y el perro se recupera por sí solo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se requiere tratamiento para reducir el dolor, la inflamación y mejorar la calidad de vida del perro.

El tratamiento puede incluir terapia física, como masajes y ejercicios que fortalezcan la pierna afectada. También pueden recetarse medicamentos para reducir el dolor y la inflamación. En algunos casos, se pueden utilizar suplementos nutricionales para ayudar a mejorar la salud de las articulaciones.

Cirugía para la rotura de ligamento cruzado en perros

En los casos más graves, se puede requerir cirugía para reparar el ligamento cruzado. La cirugía puede ser necesaria si el perro no puede caminar o si la rotura de ligamento cruzado es demasiado grave para sanar por sí sola.

Existen diferentes tipos de cirugía que pueden ser utilizados para tratar la rotura de ligamento cruzado en perros, incluyendo la técnica de osteotomía en cuña, la técnica de sutura extra-articular y la técnica de implante.

La osteotomía en cuña es la técnica más comúnmente utilizada y consiste en cortar el hueso de la tibia y colocarlo en una posición que estabilice la articulación de la rodilla.

La técnica de sutura extra-articular se utiliza para estabilizar la articulación de la rodilla utilizando suturas especiales que refuerzan los ligamentos que rodean la rodilla.

La técnica de implante consiste en la colocación de un dispositivo protésico en el interior de la articulación de la rodilla para estabilizar la lesión.

Recuperación de la rotura de ligamento cruzado en perros

La recuperación de la rotura de ligamento cruzado en perros puede llevar tiempo y requerir un trabajo conjunto entre el veterinario y el dueño de la mascota. El tiempo de recuperación dependerá de la gravedad de la lesión y del tipo de tratamiento que se haya utilizado.

Después de la cirugía, se recomienda limitar el movimiento del perro y mantenerlo en reposo durante un período de tiempo para permitir que la pierna afectada se recupere adecuadamente. Se puede requerir fisioterapia para ayudar al perro a recuperar la fuerza y el rango de movimiento en la pierna afectada.

En general, se espera que el perro se recupere por completo de la rotura de ligamento cruzado en un plazo de 2 a 6 meses después de la cirugía.

Prevención de la rotura de ligamento cruzado en perros

Aunque no existe una forma garantizada de prevenir la rotura de ligamento cruzado en perros, hay algunas medidas que pueden reducir el riesgo de que tu perro sufra esta lesión. Estas medidas incluyen:

  • Controlar el peso de tu perro
  • No permitir un ejercicio excesivo o demasiado vigoroso
  • Evitar actividades que puedan causar una lesión, como saltar desde alturas elevadas
  • Proporcionar un adecuado entrenamiento y educación para tu perro
  • Llevar a tu perro a chequeos regulares con el veterinario para detectar cualquier problema de salud potencial

Nota final

La rotura de ligamento cruzado es una lesión común en los perros, especialmente en las razas grandes y activas. Si tu perro presenta síntomas de cojera, dolor e inflamación en la pierna, es importante que busques atención veterinaria de inmediato. El veterinario realizará un examen completo y determinará el mejor tratamiento para la lesión, que puede incluir terapia física, medicamentos o cirugía.

Recuerda que la prevención es la mejor manera de proteger a tu perro de la rotura de ligamento cruzado. Proporciona un adecuado entrenamiento y educación, controla su peso y evita actividades que puedan ser perjudiciales para su salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *