Consecuencias y recomendaciones de la desescalada para los animales de compañía

La pandemia del Covid-19 ha traído consigo no solo múltiples consecuencias para la salud humana, sino también diversas complicaciones para otros seres vivos, como los animales de compañía. Desde el inicio de la crisis sanitaria, se ha hablado mucho sobre la necesidad de tomar precauciones con respecto a nuestras mascotas, pero ¿qué sucederá durante la esperada desescalada? ¿Qué cambios experimentarán los animales de compañía y cómo prepararnos para afrontarlos? En este artículo, analizaremos las principales recomendaciones y consecuencias de la desescalada en lo que respecta a nuestros fieles amigos de cuatro patas.

Las consecuencias de la pandemia en las mascotas

Antes de adentrarnos en las implicaciones de la desescalada, es necesario recordar que la pandemia ha dejado ya no solo una huella sanitaria en la sociedad, sino también un impacto en la vida de las mascotas. En muchos hogares, los animales de compañía se han convertido en los grandes aliados para sobrellevar el confinamiento, al proporcionar compañía y amor incondicional. Sin embargo, también han experimentado cambios en sus rutinas. Uno de los efectos más evidentes ha sido el incremento en la demanda de servicios veterinarios, derivado de la preocupación ante un posible contagio por parte de las mascotas o de la imposibilidad de realizar un mantenimiento correcto por las limitaciones geográficas y de movilidad que supuso el confinamiento. A su vez, muchas mascotas sufrieron el abandono debido a la incertidumbre de sus dueños ante la posibilidad de portar el virus.

La reapertura de la calle

Con la reapertura de las calles y la llamada desescalada, llega una nueva fase, en la que los animales de compañía también tendrán que afrontar cambios significativos en su día a día. En primer lugar, la organización de las salidas de paseo debe ser rigurosa y planificada, de tal forma que se eviten aglomeraciones y se mantenga siempre el distanciamiento social. También es importante recordar que los animales no deben llevar mascarilla, aunque algunas actividades como el uso de la peluquería canina o el baño deberán seguir un protocolo específico.

El vínculo con los dueños

Otro efecto de la pandemia en las mascotas ha sido la intensificación del vínculo entre los animales y sus dueños. La proximidad y la compañía han hecho que los perros y gatos se hayan convertido en un auténtico soporte emocional para muchas personas. Uno de los riesgos de la desescalada es que, al haber una menor necesidad de permanecer en casa, se produzca una disminución en la atención y el tiempo dedicado a las mascotas. Resultará imprescindible dedicar tiempo de calidad durante las salidas de paseo, los juegos y las caricias para mantener fortalecido el vínculo y evitar trastornos en el comportamiento.

El bienestar emocional de los animales

Un factor clave en el bienestar de los animales, también en la fase de la desescalada, será la vuelta a la normalidad. Muchos perros y gatos han visto alterada su rutina diaria y esto ha podido afectar su estabilidad emocional, lo que ha derivado en trastornos de ansiedad o depresión. Ahora, con la vuelta a la normalidad, se producirá un cambio en la dinámica del hogar, con posibles ausencias prolongadas de los dueños debido a la reincorporación al trabajo.

Preparando a las mascotas para la desescalada

Para garantizar el bienestar de los animales, es importante prepararlos para la desescalada. Entre las principales recomendaciones para ello se encuentran:

  • Establecer la rutina diaria antes de la vuelta a la normalidad.
  • Incrementar la duración de las salidas para que las mascotas se acostumbren poco a poco a la desescalada.
  • Proporcionar actividades para evitar el aburrimiento y la señalización.
  • En el caso de animales de compañía más sensibles o dependientes, se pueden utilizar productos diseñados para reducir la ansiedad

Es fundamental recordar que cada animal es un mundo, con diferentes personalidades y necesidades, de tal forma que deberemos adaptar nuestras estrategias de acuerdo a sus características y no subestimar los cambios que están por llegar. Al fin y al cabo, los animales de compañía se han convertido en parte de nuestra familia y hacer frente a la desescalada es un desafío que debemos afrontar juntos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *